93 años

La Cruz Torta

 

 

 

A los de La Cruz nos ha costado todo. Nada ha sido fácil para los de la franja negra. El barrio el Colorado y luego la plaza Arica han sido nuestros territorios. Desde allí hemos construido nuestra épica y nuestra leyenda. Nos reconocemos en la cancha de asfalto, en el humilde tablero, en el aro sin mallas. A la hora señalada estamos en la cancha, que no es nuestra, que a veces hay que mendigar. Pero hemos provocado el milagro de estar, a pesar de tener todo en contra. Y cuando digo todo, es todo.

Somos un club de éxodos y de Moisés. Salimos de Amunátegui con Videla y nos arranchamos en la plaza Arica en los años 50. En los 80 nos demolieron la sede y vagamos hasta que en el 2014 nos entregaron la sede que hoy tenemos en San Martín 1190.

“Hay que hacer las cosas como las hace La Cruz” se escucha en la diezmada  familia del básquetbol. Y eso  nos enorgullece. Nuestras paredes testimonian algo de nuestra historia y de los grandes que hicieron grande a Iquique.

A los que vienen desde las series menores les enseñamos tres “verdades verdaderas”. Una que somos del 1923, otra que petenecemos a un barrio popular y la tercera que nos pueden ganar, pero no es fácil derrotar a La Cruz. La plaza Arica tiene los colores amarillo con negro. Y nuestra sede lucirá un mural con los hitos más importantes de nuestra historia. Con nombres fundamentales como Santiago White, Mafalda Schennoni, Manuel Ledesma, Manuel Silva, Guillermo Michea, Orlando Véliz, Edgardo Barría. Y muchos y muchas más. Les corresponde a las nuevas generaciones prepararse para celebrar los cien años.

La confluencia de apoderados, dirigentes, entrenadores, jugadores y socios hacen del proyecto La Cruz una realidad indesmentible. Juntos hemos elaborado un modelo de gestión que nos permite mirar el futuro con optimismo. Engrandecer a la plaza Arica a través de la práctica del baloncesto es nuestro sueño que, poco a poco, vamos haciendo realidad. A los mejor los fundadores nunca pensaron que ese sueño del 9 de septiembre de 1923 permanece más vigente que nunca.

Publicado en La Estrella de Iquique, el 11 de septiembre de 2016

Facebooktwittermail