¿Biblioteca o gimnasio?

IMG_0025

La pregunta que títula esta columna bien puede resumir la reciente historia urbana de Iquique. Es tremendamente paradojal, pero cierta. En la calle Obispo Labbé al llegar a Bulnes, conviven, la bibiloteca, muda y la otra llena de música y de gritos que altera el paisaje sonoro. La biblioteca, precisa del silencio para consagrarse como tal. El gimnasio de la bulla y de la traspiración para ser tal. Ambas realidades son incompatibles.

En pleno barrio histórico de la ciudad, lo que alguna vez fue el barrio inglés, con casonas tradicionales y habitadas por gente adulta, que hace de la siesta uno de sus rituales, se instala haciendo caso omiso de la tradición un Gym, que ha logrado alterar la paz de los vecinos. La biblioteca del Crear que funciona desde la década de los 90, ha tenido que cerrar sus puertas: no se puede ejecutar el acto de leer y de conversar con tamaña banda sonora. Un teniente de carabineros, me decía que hasta en la comisaría se escucha la música.

La falta de actualización del plan regulador explica lo anterior. Pero en el fondo, carecemos de una idea de ciudad. No voy a pronunciarme sobre la estética del gimnasio, pero si acerca de los motivos que tuvieron las autoridades para otorgarle los permisos: cero sensibilidad hacia la vida de los habitantes de este barrio. Hay, al parecer, escasa inspección de quienes deben velar por nuestra tranquilidad. No estoy en contra de los emprendedores, pero si cuestiono que se deba cerrar una biblioteca por que su principal aliado, el silencio, no concurre, por las razones ya esgrimidas. Ofrecer a la comunidad una biblioteca, sin cobrar nada, es también un emprendimiento.

Los vecinos nos hemos empezado a organizar, al igual que los de la península de Cavancha. La autoridad debe garantizarnos una vida civilizada, con respeto a la siesta, y a un sano placer, en este caso, la lectura y la conversación en torno a los libros, fotografías y vinilos que la biblioteca del Crear, recoge y difunde, y que ha logrado almacenar en más de 30 años de existencia.

Publicado el 22 de febrero de 2015, página 16

 

 

 

Facebooktwittermail