Dos amigos

 

Este jueves se inauguró en la plaza Arica el museo que recoge lo mejor de sus tradiciones: personajes, oficios, deportistas, entre otros.  El barrio cultiva su memoria y la proyecta. La plaza Gibraltar devenida en plaza Arica, es hoy un gran imán que atrae, por su identidad y dinamismo, a los nuevos migrantes, tal como lo hiciera en el 1900.

Un testigo del barrio Mateo Fistonic Bucat ha muerto a los 104 años. No pudo ver este museo, pero demás está decir, lo vivió en carne propia. Fue clave en su esquina de Bolívar con Juan Martínez en ese gran negocio de abarrotes donde nos pertrechamos con nylon y  anzuelo para pescar. Hasta hace unos seis meses en la feria del día sábado, Mateo, de visita por su casa, nos saludaba con esa energía que sólo los centenarios logran irradiar. Fui, a nuestro modo, amigo de este croata que me saludaba con un beso en la mejilla. Estuve en su cumpleaños número cien. Un privilegio.

Más al norte en el Colorado, lugar donde íbamos de pesca, la muerte sorprende a Montcerrat Rivera, cantor, zapatero, militante, optimista, poto verde, risueño, buscavida y entre tantos otros calificativos: cariñoso. El Colorado tiene de todo: poetas, pescadores, campeones de Chile, caporales, curas, pastores, intelectuales, personajes, pero le faltaba un cantor. Hasta que apareció el Monse, con ese vozarrón y esas ganas de hacer un mundo más justo. Fue el cantor del barrio, un trovador de la brisa marina.

Quizás Mateo y el Monse no se conocieron. Da lo mismo. El barrio tiene complicidades y  texturas que no siempre se advierten. El primero de la plaza Arica, el segundo del Colorado, Mateo de Croacia, Monse, poto verde, migrante uno, local el otro, en más de algunas calles se habrán encontrado. Monse pequeño, Mateo inmenso. Mateo era un hombre del día, el Monse de la noche.

Los testigos de este Iquique lenta e injustamente nos van dejando. El puerto caleta da paso al puerto/mall, a la ciudad enrejada, ruidosa e irreverente. Este censo partió mal, tiene dos iquiqueños de tomo y lomo, menos.

Fotografía de Hernán Pereira

Publicado en La Estrella de Iquique, el 23 de abril de 2017, página 15

Facebooktwittermail