Dragón

 

Avalos

Se han inventado varias leyendas respecto a nuestro mal llamado cerro Dragón. En verdad es una duna con forma de ese animal mitológico que se acostó ahí hace miles de años. Un caballo se enterró  enterito con montura y todo, dicen. En nuestras tardes de ocio cuando la matinée no ofrecía nada atractivo ibamos tras las huellas de ese caballo. Una señora que dijo haberlo visto, afirmó que su color era blanco.

La existencia de este animal mitológico es parte de nuestra vida cotidiana. Y como tal no lo hemos tratado bien. Pero esta columna tiene una dimensión musical. En los años 70, Checho González, crea el Sello Dragón. Un sello regional que mostró la cantidad y calidad de los creadores e intérpretes de la región. Tiempos en que grabar un disco de vinilo constituía toda una epopeya. Los González, así se llamaba el grupo, grabó varios de esos formatos. Su autor Checho González. Uno de ellos, un “bolero rítmico” de su autoría “Chinita” fue un éxito  en las radios, calles y lugares nocturnos. A fines de los 50, ya habían grabado un larga duración con cerca de 12 temas.  La discografía de Los González, y sobre todo de Checho, permiten conocer al Iquique de ese entonces. La canción al Mundial de Caza Submarina es notable, así como su homenaje al asesinado Rubén Godoy, el boxeador del Unión Matadero.

Checho además es generoso y le regaló un hit a su amigo el gran Carlos “Sentimiento” Avalos. “Amigo portuario” se convirtió por más de una década en un clásico del Norte Grande e incluso se cantó en el Perú. Fue grabado el año 1973, y sintetiza muy bien las penas de amor del proletariado del mar. Con Mario Barrios reunimos a varios de estos clásicos cantantes. Aparte de los nombrados a Waldo Pardo, Lalo Espejo, Jorge Iturra, Walter Chamaca, entre otros como Rocha, Celedón y el Polo Rodríguez, y grabamos los viejos temas de esa ciudad que ya no existe. Del Chumbeque a la Zofri”, fue el homenaje que se les brindó a los juglares del puerto de madera. Hace rato que no me terceó con Checho, pero seguro que lo acompaña Dios. En eso anda ahora. Por cierto que estamos en deuda con él. Debiera ser Hijo Ilustre de Iquique.

Publicado en La Estrella de Iquique, el 14 de junio de 2015, página 13.

Facebooktwittermail