Don Luis Solimano

 

En Iquique hay calles y calles, esquinas y esquinas, y sobre todo bares y bares. Estos últimos, a lo menos los más tradicionales resistiendo los embates de las nuevas formas de juntarse: pub, restobar o como quiere que se le llame. De esos antiguos, de los años 50 del siglo pasado quedan tres. El Democrático, El Dándalo y El Genovés. Estos dos últimos asociados a un apellido emblemático para todos nosotros, los Solimano.

El Genovés que debe su nombre a la migración italiana recuerda a los tanos su tierra de origen. Pero además para conectar con la tierra que los acogió se hizo llamar el bar de los deportistas. La unión perfecta. En ese bar de las esquinas de Tarapacá con Amunátegui se concentra buena parte de nuestra historia. Allí bajo la atenta mirada de los hermanos Solimano, Amadeo y Luis, se empezó a soñar con Deportes Iquique. Allí boxeadores, basquetbolistas, futbolistas y tantas otras disciplinas deportivas encontraban el lugar adecuado para buscar las respuestas sobre todo a las derrotas.

Me detengo en la figura de Luis Solimano. Hablé con él, en el año 2004. Siempre lo vi con su cara seria y su figura que bien pudo haber sido un actor del llamado western italiano. En su condición de presidente del Maestranza F.B.C, me abrió todas las puertas para escribir la historia de este tremendo club nacido al alero del ferrocarril salitrero. Desde niño rumbo a la Casa del Deportista, el Genovés, nos indica que faltaba poco. Los hermanos Solimano se ganaron el cariño de la iquiqueñez que reconoce a los suyos aunque estos tengan abuelos en cualquier parte del mundo.

Ha muerto Luis Solimano el gran dirigente que pudiendo haber sido, por raíces, del Sportiva Italiano, lo fue del cuadro albo, tal vez el mejor de la historia de los clubes amateur de Iquique. Murió casi como de un contragolpe bien hecho, letal y sin anuncio previo. Me quedo con su paso lento y su sonrisa. No sólo el Genovés está de duelo, Iquique debiera izar las banderas a media asta y poner en la entrada de la ciudad: Cerrado por duelo.

Publicado en La Estrella de Iquique, el 5 de febrero de 2017, página 13

 

 

Facebooktwittermail