Gitanos

Bailar

Esperaron todo el año para bailar y cantarle a la China. Se pusieron los mejores trajes, lustraron sus zapatos, estiraron sus pañuelos, se colgaron los aros, se cubrieron la cabeza y se echaron en el bolsillo de sus pantalones la libreta de cantos. Al frente sus mujeres, pandereta en mano, la golpean como quien acaricia a la guagua recién nacida. Dos filas, como dos líneas del ferrocarril que no existe. Se elevan como gaviotas. Se miran entre ellos y a través de esas miradas se conectan con su Madre. El pañuelo se despliega atrás y delante de su cabeza. Las mujeres caminan/bailan mientras posan sus dedos sobre la pandereta. Bailan los gitanos.

Escrito el 24 de julio de 2018.

Facebooktwittermail