Gracias, Advis

IMG_3315

La Fundación Crear ha recibido una importante donación de libros. La familia Advis, a través de su esposa Clarita y su hijo Patricio, nos han hecho entrega de un centenar de textos que Patricio  leía y releía con avidez y prolijidad a la vez.

Son libros de historia que nos sirven para entender a Iquique y su lugar en el Norte Grande, sus relaciones con sus vecinos y su inserción en el mundo a fines del siglo XIX.  Entre muchos destacan las obras  de Roberto Hernández y de Oscar Bermudez, textos fundamentales para entender el ciclo del salitre. El viaje de José Toribio Medina, luego de finalizar la Guerra del Pacífico, da cuenta del impacto que causó en la elite de Santiago este desierto cautivante e inhibidor a la vez. Una pequeña etnografía de Matilla, la Carta del Factor de Potosí, la Historia de Arequipa, constituyen aportes que indican la riqueza de nuestra historia y de lo mucho que tenemos que aprender de nuestro pasado. Pero no es todo.

Son libros que Patricio Advis, acompañado de su lampara y de sus cigarrillos, leyó y tomó nota con el autor. Hay comentarios al texto de Barriga sobre Arequipa, correcciones a lo escrito por Medina, diálogos con Bermúdez. Tener estos libros en el Crear, es como tener en casa a este arquitecto e historiador que nunca se quiso ir de Iquique. Una guía comercial de Tarapacá del año 1904 anuncia la venta de instrumentos musicales y de gramófonos.

La magia del libro leído (no me gusta usado) es que permite reconstruir el hábito de la lectura, en este caso de Patricio. Largas notas sobre la descripción de la batalla de Tarapacá, del cerro Unitas, nos acercan a un personaje que hizo de este territorio su hogar. Aquí encontró la lumbre. Tener los libros de Advis es un tremendo compromiso. No sólo porque fue mi amigo, sino por que también constituye la memoria de este región tan dada al olvido. Estamos ahora en etapa de clasificación para luego ser consultados en sala. Agradecemos a la familia Advis por la generosidad y confianza en el Crear, organismo que el Pato conoció allá en los años 80, cuando hablar de libros era casi un hecho clandestino.

Publicado en La Estrella de Iquique, el 14 de febrero de 2016, página 19.

Facebooktwittermail