Los tres chanchitos

Moisés Avilés Obregón

Los apodos son cosa seria en nuestra cultura. A veces más importante que los nombres de pila. Hay de todo tipo. Muchos vinculados al reino animal. En el boxeo están los burros y los caballos, los patos y las taguas y un largo repertorio de segundos nombres que sintetizan muy bien las cualidades y defectos del aludido.

Así a la ligera se me vienen a la memoria tres futbolistas asociados a ese animal generoso que ha inspirado comida abundante y apodos pocos sublimes, pero efectivos: el chancho.

La Chancha Avilés, goleador nacido en Pueblo Nuevo y jugador del Audax Italiano allá por los años 30. Nació el 1909 y murió el año 1972. Fue seleccionado chileno y goleador nacional en los años 31 y 32. En Iquique se destacó en Maestranza. Jugó por el cuadro itálico cuando los tanos imponían su calidad no sólo en Chile. Con esa camiseta recorrió las tres Américas. Su nombre completo Moisés Avilés Obregón.

Freddy Rivera Gárate (1954-1991), central de Magallanes, Coquimbo, Antofagasta e Iquique. Criado y formado en el Matadero y basquetbolista de La Cruz, se ganó el apodo de chanchote. Campeón de Chile el año 1978, en Cavancha, cuadro del cual emergería Deportes Iquique. Era un central tiempista, dicen lo que saben. Era lento pero siempre estaba ahí. Bajo el tablero era un perfecto rebotero. Su madre fue una gran basquetbolista. Sus tíos boxeadores.

Chanchito Ramos regalón de las redes. Alvaro Ramos Sepúlveda (1992) se ganó el cariño de la hinchada que lo adora y ese amor es mutuo. Anduvo por la Católica y Wanderers pero más le tiró la celeste. Seleccionado chileno y campeón en la Cup China (2017). Además de la Copa Chile y de la Primera en el 2012. Ha participado en tres Copas Sudamericana.

Deben haber más chanchos, pero estos tres, a mi parecer son los más destacados en el fútbol.

Rebautizar a través de los apodos es marcar a alguien para toda la vida. En Iquique, y en el fútbol apodarse chancho es continuar con la senda del gran jugador nacido en Pueblo Nuevo.

Publicado en La Estrella de Iquique, el 9 de abril de 2017, página 13

Facebooktwittermail