Memoria

Un intangible como la memoria derribó a un ministro. Más allá del hecho que ha sido discutido en todos los niveles, tanto superficiales, los más, como de fondo, conviene tomar en consideración como el llamado mundo de la cultura, logró movilizar sus recursos, sobre todo simbólicos y éticos, para volver a poner en la agenda un tema que no precisa ni requiere discusión: los derechos humanos. Sobre este tema no debe haber más que una sola voz.
El dispositivo del museo, una palabra decimonónica ha logrado ser pronunciada como nunca antes. Asociado al pasado, sobre todo a un pasado remoto, encuentra en la violación los derechos humanos una increíble y necesaria contemporaneidad. Lo anterior para señalar la diversidad y estilos de museos que logra romper con la hegemonía que este dispositivo tuvo desde su creación. Museos populares, deportivos, gastronómicos, musicales, biográficos, se han levantado para disputar la construcción de un pasado que siempre tuvo ligado a la elite. En Iquique, museos militares, deportivos, del boxeo, y del barrio como plaza Arica se levantan por la necesidad de sus concurrentes para proyectar su historia. Y nos falta nuestro propio museo de la memoria, que ponga en valor esos años duros en que el estado, encargado de darnos protección, vulneraba nuestros derechos. El museo de la Santa María es una asignatura pendiente.
El centro de la discusión sigue siendo la dignidad de la persona humana, que no admite para su protección de esa palabra que tiende a relativizar y justificar esos atropellos: el contexto. La dignidad de la persona humana no admite reducciones históricas de ningún tipo. Hay museo de la memoria porque hubo terrorismo de Estado.
La memoria, ese intangible y almacén que guarda, resguarda y transmite es lo que nos distingue, tal vez, de los otros seres vivos. Un potente intangible que en la voz del poeta Raúl Zurita logró aglutinar voces que parten del supuesto que la memoria no sólo debe habitar en un museo, sino que también en el sistema educativo. Mientras haya un detenido desaparecido, los derechos humanos seguirán siendo una tarea que nos congregue.

Publicado en La Estrella de iquique, el 19 de agosto de 2018, página 13

Facebooktwittermail