Tirana

La fiesta de La Tirana es sin duda alguna uno de nuestros hitos identitarios más potentes. El mes de julio quiebra el año en dos. El paisaje sonoro de la ciudad y del desierto se llena con los sonidos de los instrumentos de viento y de percusión. Es tal la fuerza y dinamicidad de estas expresiones, que nos interpelan a buscar una explicación o mejor dicho, una interpretación de estas conductas. Sin embargo, esta inmensa fe no se deja apañar por modelos teóricos ni mucho menos. Y esa es su gracia. La fiesta de La Tirana es un gran texto, que no sólo tiene letra e imágenes, sino que también sabores y olores, que soporta varias lecturas. Desde hace tres años en el marco del proyecto Tarapacá en el Mundo, hemos venido trabajando en la Enciclopedia de La Tirana, ahí se puede encontrar diversos estudios sobre esta fiesta, y un censo de los bailes religiosos, con datos como: año de fundación, fotos de sus estandartes, tipo de música, letras de cantos, entre otros. Cabe destacar que el censo se ha ido construyendo participativamente, gracias a los bailes religiosos que permanentemente continúan aportando información. También se encuentra un archivo fotográfico, desde donde se puede descargar las imágenes en forma gratuita.
Desde la Universidad Arturo Prat, y siguiendo los lineamientos de la Convención para la salvaguardia del patrimonio cultural inmaterial 2003, cumplimos con nuestra labor de poner en valor, en formato digital, y de libre acceso para todo el mundo, esta tremenda riqueza patrimonial.
La Tirana nos define como habitantes del Norte Grande. Entender sus claves nos permite comprendernos como sujetos activos y abiertos a las influencias que el mundo nos entrega. ¿Cómo entender a los pieles rojas y gitanos, por ejemplo, danzándole y cantándole a la chinita? La Tirana no es pieza del pasado que hay que cuidar como si fuera un fósil. La Tirana es constante reproducción de variados repertorios en la que el bailar y el cantar son sus ejes. Nuestro portal www.tarapacaenelmundo.com es un aporte significativo a la valorización de nuestros patrimonios culturales.
Publicado en La Estrella de Iquique, el 8 de julio de 2018, página 15.

Facebooktwittermail