Urbanicidio

Calle de Iquique

Puerto de Madera dijo Patricio Advis de Iquique. El puerto de las siete letras la denominó Don Pampa en la Revista Estadio. La frontera sur del trópico agregó otro. Por ahora esas tres denominaciones calzan con esta ciudad. Todas ellas tienen un común denominador: la presencia de un estilo arquitectónico. Por lo mismo, lo que queda de la ciudad del salitre nos vincula con ese puerto muy bien descrito por el Pato Advis. Pero queda poco del pino oregon. Las banderas del progreso, palabreja sin sentido, arrasan con ese estilo que nos definió alguna vez.

 

El centro que cobijó a esta forma de habitar la ciudad cada vez pierde más su fisonomía. Las esquinas de Patricio Lynch con Orella, simbolizan muy bien y dramaticamente lo anterior. La calle Lynch paralela a Baquedano merece el mismo trato que la anterior. Pero parace que ya es tarde. Casi como espejismo dos casas, una de ellas de la familia Moragas parece resistir a la picota y a al hormigón armado. El así llamado barrio inglés tiene los días contados.

 

Vivimos una verdadera revolucion urbana en la que sin embargo, ganan unos pocos. La ciudad se satura y cada vez más se desregula. Una especie de terror urbano nos invade: ruidos, especulación, etc, forma parte de nuestra vida cotidiana. ¿Es el precio del progreso? De ningún modo. Perdimos la posibilidad histórica de construir varias ciudades en una, pero con diálogos y guiños entre una y otra. Pero cuando manda el mercado, se impone la lógica del más fuerte. El Estado en Iquique sólo tiene oficinas y no capacidad de planificación, menos aun de decidir. Los ciudadanos sin capacidad de movilizarse se dejan seducir por la imagen de Cavancha y sus torres en un atardecer. Pero eso es solo un espejismo. El resto de los iquiqueños, la mayoría sufrimos los atropellos en nuestra calidad de vida. Con cada casa casa del salitre que se destruye, con ella se nos va un poco de lo que fuimos. Hay que apurarse en fotografiar la ciudad del salitre, mañana puede ser tarde.

Publicado en La Estrella de iquique, el 12 de marzo de 2017, página 15.

 

Facebooktwittermail