Violencia

El uso de la violencia es exclusivamente humano y por lo mismo tiene una dimensión ética que no se puede soslayar. A diferencia de los animales que actúan por instintos, y por lo mismo no se plantean ninguna consideración ético-moral, los seres humanos, tenemos esa capacidad para reflexionar (sea en forma básica o sofisticada,) acerca de las consecuencias de su uso. Una de sus formas más básicas parece ser el arrepentimiento, la culpa, entre otras.

La violencia ha estado vinculado de un modo casi exclusivo con la violencia física, material. Las guerras del tipo que sean son el modo más evidente de lo anterior. El terrorismo de Estado y del otro, son sus formas más modernas. Causarle daños físicos al otro es la manera más evidente de constatar el uso de la violencia.

Sin embargo, hay otras formas de violencia, menos evidentes, pero efectiva como la física. Se trata de lo que el sociólogo francés Pierre Bourdieu llamó la violencia simbólica. Esta se manifiesta a través de la invisiblización del Otro, la negación de su condición, la aplicación de estereotipos, el negacionismo (el fascismo alemán niega sus crímenes, dicen que son inventos), el machismo, la xenofobia, el racismo, entre otras, conductas manifiestas en que se ejerce la violencia. Negar que una mujer es libre de usar su cuerpo, en este caso a través del aborto, es violencia. Y como tal junto a la violencia física hay que condenarlas. Por lo mismo en los nuevos protocolos de convivencia que nuestra universidad tiene y celebramos, se castigan estas conductas. Los chistes, entre otro tipo de manifestaciones, machistas, racistas, homofóbicos, deben ser cuestionados.

Reducir la violencia a solamente sus aspectos físicos es negar la otra, tal vez más sutil, pero de igual forma, hiriente. Argumentar que el Otro no tiene derechos por lo mismo que es diferente, es violencia simbólica. La educación cívica es el único modo de ampliar la democracia. Quemar libros como lo han hecho los fascismos tanto en Alemania como en Chile, es violencia física y simbólica. A los unos y a los otros, nos hace falta mayor ejercicio democrático.

Publicado en La Estrella de Iquique, el 1 de abril de 2018, página 25.

Facebooktwittermail